Dos cadáveres, dos autopsias, un desenlace (III)

Irene llevaba una semana en el hospital, sola en una habitación, apartada del resto de pacientes.

Pasaba los días de forma normal, lo malo llegaba cuando el sol comenzaba a descender y las horas diurnas daban paso a la noche cerrada.

Su cuerpo experimentaba cambios: escalofríos, convulsiones, fuerte dolor de cabeza, cuerpo, alma…

Todos estos síntomas duraban un par de horas, después, su cuerpo volvía a su estado normal.

No quería convertirse en vampira, vivir siempre de noche, ser inmortal en esas circunstancias.

Deseaba con todas sus fuerzas seguir siendo la misma de siempre, su rutina.

Como era el primer caso, nadie sabía cómo terminaría.

Pasó el tiempo y solo ella supo su final.

Pensaba que pasaría a ser una vampira chupa-sangre, pero todo lo contrario, no podía imaginar su mutación.

Por el día era Irene, la estudiante de filología, por la noche, Empusa, succionaba la fuerza vital causando la muerte de los jóvenes con los que yacía.

Fin de una historia más habitual de lo que nos creemos 😉
Dos cadáveres, dos autopsias, un desenlace:

  1. Primera parte
  2. Segunda parte
  3. Tercera parte

Dos cadáveres, dos autopsias, un desenlace (II)

Javier, uno de los policías que llevaba el caso, tenía en sus manos los resultados de las autopsias de los vampiros.

Estaba nervioso por saber la causa de las muertes pero tenía que esperar a que todo el equipo estuviera en la sala de reuniones.

Pasados unos minutos y ver que estaban todos, comenzó a leer los informes forenses.

La causa de las muertes era “¿ALERGIA?”.

No podían creer lo que estaban escuchando.

Se encontraban con el primer y único caso de muerte por alergia en la historia de los vampiros.

Mientras, Irene, seguía en observación.

Los médicos e investigadores debían estudiar exhaustivamente los pormenores.

Al parecer, Irene tenía un grado altísimo de ajo en su sangre.

Los vampiros tenían un elevado nivel de anticuerpos, esto había causado la bajada de presión sanguínea y cerrado de bronquios por lo que concluyó con su asfixia.

Sospechaban que habían más vampiros y desde lo acontecido hacían rondas por toda la ciudad, con bastante miedo, ya que eran muy escurridizos y tampoco tenían una formación como para poder combatirlos.

Debían seguir con el estudio para ver si se podía desarrollar algún tipo de “vacuna” con el que, por una parte, inmunizar a la población en caso de mordedura, y por otro lado, con el que poder exterminarlos.

Irene, seguía debatiéndose entre la vida humana y vampírica./// Continuar →

Dos cadáveres, dos autopsias, un desenlace:

  1. Primera parte
  2. Segunda parte
  3. Tercera parte

Dos cadáveres, dos autopsias, un desenlace (I)

Irene estaba siendo interrogada por la policía mientras el SAMUR curaba sus heridas.

Todo había sucedido muy rápido.

Miraba los dos cadáveres que tenía a cada lado intentando recordar.

La asediaban a preguntas y el dolor del cuello iba creciendo.

Recordaba que a la salida del cine, se dirigía hacia casa caminando, sola, en una noche de luna llena.

Al llegar a un callejón había sido asaltada por los tipos que ahora estaban sin vida en la calzada.

¿Qué había sucedido? ¿había perdido el conocimiento?

La policía intentaba sacarle más información pero Irene seguía en estado de shock.

Estaban asombrados, no podían creer que Irene hubiera sobrevivido a las heridas del cuello que le habían hecho los vampiros cuando la habían atacado.

Habían oído leyendas sobre vampiros pero nunca habían tenido tan cerca a uno, hasta esa noche.

También estaban asombrados de que estuvieran muertos ¿cómo lo había hecho Irene? Por la información que tenían solo se les podía matar con la luz del sol, balas de plata, estacas de madera clavadas en el corazón y poco más.

Sabían que eran vampiros por los grandes colmillos que asomaban por sus bocas y por las heridas inconfundibles de Irene.

Para salir de dudas tendrían que esperar a la autopsia de cada uno de ellos, los resultados estarían en un par de días.

Mientras, Irene estaría en observación para ver si se convertiría también en vampiro, como dice la leyenda y ver las secuelas de las heridas. /// Continuar →

Eva es una habitual de Tragedias Cotidianas.

Más cuentos de Eva: