Rubio y con ojos azules

Pedro siempre había querido tener los ojos azules.

Por eso a su hermana Ana no le sorprendió demasiado cuando encontró a su hermano con la cabeza en el escritorio y dos bolígrafos BIC azules clavados en los ojos.