90 Regalo de cumpleaños

—Papá, ya sé lo que quiero para mi cumpleaños

—Carlitos, hijo, ya lo hemos hablado. Tu regalo ya está en camino, ya no se puede devolver. La semana pasada querías un poni, para recorrer todo el valle como los vaqueros de las películas, ¿ya no te acuerdas?
Lo estuvimos hablando tranquilamente, tú y yo. Un poni es un ser vivo, no es ningún capricho. Lo hablamos, ¿recuerdas? Y me aseguraste que era lo que querías, que lo ibas a cepillar y alimentar tú personalmente todos los días. Hasta le pusiste nombre, “Thor”, como el dios del trueno

—Lo sé pero… Papá, es que creo que hay otra cosa con la que me voy a divertir más. También es un ser vivo y te juro que también le voy a cuidar muy muy bien. ¿No puedo cambiar de idea papá?

—Veamos, ¿qué es lo que quieres ahora? Antes de ver si se puede devolver a “Thor”, veamos qué es eso con lo que te vas a divertir tanto

—Tú ya tienes una y he visto lo bien que os lo pasáis juntos. Yo también quiero divertirme así, ¿puedo tener una secretaria como la tuya, papá? ¿puedo? No me importa si no es rubia, la querré igual.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *