Respiro

Súbitos pensamientos atacaron de pronto su mente cansada. Su mirada desgastada tornóse tímida, no sabía que decir. ¿Qué hay ahora en él? Es acaso solo un respiro, un simple soplo desolado, tenue, casi imperceptible?

Rencores pasados, malos amores maquinan preguntas en su mente dando un sabor amargo, a desprecio, retórico, muerto.

Está desolado. No se atreve a mover ninguna parte de su cuerpo. Las palabras que rodean su mente no se atreven a salir de su boca, mira a su alrededor, todos lloran. ¿Tan nauseabundo es su aspecto? ¿Notarán todo lo que pasa por su mente, su escepticismo?

Se siente muy cansado para moverse – ¿O simplemente no puede?- ¿Es qué pesa tanto la sensación de lo inminente? ¿La sombra latente de la muerte?

Se calla.

No entiende nada. Amplía un poco más los adormecidos ojos, párpados caídos, pesados. Todo a su alrededor es blanco. Un constante “tic” mecánico, retumba en sus oídos…

Palabras perdidas en el espacio inmenso complementan su estadía macabra…

¿Un hospital? ¿Qué sucedió?

Entra un médico, mirada rígida. Un verdugo de blanco….

Su condición…. muerte cerebral…

¡Tres de un golpe!
Eso es lo que Jocelyn Díaz, de Chile, nos ha regalado. “Respiro” es el primero de ellos.
A disfrutar… que son 2 días

Un comentario sobre “Respiro

Deja un comentario