Olor a nardo

Desde que era un niña, me acostumbre a el.

La funeraria de papá está arreglada con muchos tipos de flores: rosas, tulipanes, lilas, geranios, girasoles, incluso lirios.

Pero cuando alguien llegaba a velar a un difunto, allí, en ese cuarto, color café, muy frío, de largas cortinas negras y espectaculares floreros…

En los floreros, en esos enormes floreros metálicos que con el tiempo se fueron haciendo pequeños, o tal vez yo crecí… o los cambiaban con el tiempo. En fin, en ellos, colocaban brazados gigantescos de nardos; esas flores blancas, con aspecto a cera, pero que tienen un olor muy particular, que yo adoraba.

Siempre se ha dicho que por la curiosidad muere el gato y yo siempre fui curiosa. Sabia que una vez que olía nardo, alguien estaba en la planta baja, en una caja, rodeado de flores velas y llantos.

Desde entonces miraba los rostros de todos los que morían en el pequeño pueblo donde yo vivía.

Con el tiempo yo enfermé. Ya no salía de la casa y me regalaron a Popí, un maltés de 6 meses. Pasaba los días encerrada en cualquier habitación de mi casa. El olor a nardo llegaba cada 2 o 3 meses y con el tiempo se hizo más regular.

Una mañana, el olor a nardo fue tan intenso que me despertó inmediatamente. Yo, como toda niña curiosa, baje a mirar de quien se trataba, pues no había olido tal intensidad de esa esencia de nardo tan exquisita.

Conocía a la mayoría de los que se hallaban, allí, tío Manuel, tía Lucia, papa Saúl, abuela Irma, primo Andrés y mamá…

Pero no comprendía el motivo de sus lágrimas.

Sin preguntar me acerque a la caja balance, rodeada de nardos, subí al banquito junto a la mesa cubierta por el paño de ánimas, me asomé y allí hallé…

Mi propio rostro…

Karen Asura se incorpora como cuentista. Espero que os guste.

Recordad que hay más cuentos de otros autores, cada cual con sus particularidades.

Deja un comentario