La Laurel es una selva

El vino y su origen latinoamericano (¿mexicano? ¿colombiano?) le alargaban las eses al hablar.

  • Sí. Ya te digo, servesa, servesa y ta ta ta y cuando terminan de servirnos a todos, él ya se lo había vasiado.
    El tío se trinca las servesas… pu… de trago.
  • No te preocupes, nos desía, a la siguiente ya le voy a sentir el sabor, pero esta era para matar el… el…
  • Para quitar la sed. Sí, mi cuñado y mi padre hacen eso. La primera cerveza no cuenta y la siguiente ya es para tomarla con más calma.

El más joven de los dos trataba de meter baza acelerando la frase para no dejar huecos por los que se colara el de enfrente, pero con poco éxito.

  • Pero este hombre bebe servesa cóóóóómo… Y éramos 5 personas. Y estábamos allí en el campo y veeenga a tomar –hacía el gesto con la mano, con el dedo gordo apuntando a la boca.
  • Es otra vida, eh. Y se nota, el calor de todas formas para beber…
  • No, si no hase mucho calor.
  • ¿No hace mucho?
  • La gente se imagina África todo repleto de selvas y leones y que siempre hace calor. Pero hase mucho más calor aquí.
  • Sí, yo el año pasado en Barcelona lo pasé muy mal con el calor… un bochorno…

Imposible intervenir. El joven gesticulaba aburrido.

  • Solo hace realmente calor en la línea esta de… Ghana, Congo, el Zaire…
  • Pero en Mozambique no.

El joven mantenía la conversación a duras penas. Había terminado de comer y miraba con disimulo al resto del grupo como diciendo “¿Nos vamos ya?”

  • No, que va. Y lo de las fieras… Ten en cuenta que más del 90% de los negritos de África no han visto un león en su vida, ni lo va a ver. ¡Yo no vi ni una fiera!
    Fuimos a un restaurán -lo dijo así “restaurán”- y había un cartel que ponía “Cuidado con los cocodrilos”, mi hija lleva 3 años allí y no vio nunca un cocodrilo.
  • Qué era ¿para los turistas?, para sacarse una foto.
  • Eso hisimos. Los españoles que van se piensan que ahí van a ver a Tarsán -con ese- saltando entre los árboles, y allí no hay más que arboles chiquitos, matorral.

Se acerca el grupo e interrumpe la conversación. Salen por la puerta del bar.

Una manada de fieros turistas en busca de más pintxos que llevarse a la boca.

Deja un comentario