Darse cuerda

A un compañero del trabajo le tuvieron que quitar más de medio intestino. Es fácil imaginarse el estrés que provoca ir por ahí con solo 2 metros de intestino. Según lo que nos enseñaron en las escuela eso supone tan solo 150 vueltas; 2 horas apenas.

Lo veíamos salir apresurado de las reuniones, roja la cara, angustiado. Según me contó dormía pegado a 3 despertadores y casi no pegaba ojo vigilando las manecillas, escuchando el tic-tac de cada uno de los relojes.

¿Cuánto aguantaría así?

18 meses. El límite de una persona con medio intestino es 18 meses. Se quedó dormido y no pudo darse cuerda. Si hubiera contratado a alguien habría aguantado algún mes más, pero más temprano que tarde habría sido incapaz de darse cuerda.
Yo me cuido. Como sano. Mucha fruta, mucha verdura, cereales… sobre todo cereales: salvado, trigo, avena. Muchos cereales. Siempre he pasado las revisiones médicas satisfactoriamente, pero no soy capaz de quitarme de la cabeza su cara demacrada, agotada por la lucha.

Duermo mis 8 horas y me levanto descansado pero con un punto de angustia. Cojo el ombligo y me doy cuerda. Mis intestinos bien engrasados se retuercen en 450-460 vueltas simétricas. 8 horas más de vida.

2 comentarios sobre “Darse cuerda

Deja un comentario