Bonsucesso

Diario de a bordo. 14 de junio de 2015, 17:05 UTC. Temperatura, 64.4  ºF. Parte meteorológico: ligeramente nuboso y sin precipitaciones

La nave supraterrenal Bonsucesso inicia el descenso controlado en modo automático. Es una nave de transporte teleférico de clase 2, algo ajada y con forma de octaedro con la base y la cúspide truncadas para maximizar el espacio de carga. Poco más que una caja tripuda. Está pensada para desplazamientos cortos en pendiente con condiciones gravitacionales estándar tal y como, de forma rutinaria, está haciendo esta tarde. Posee un brazo unifuncional que le une a un hilo conductor encargado de dirigir la marcha de la nave. Un mecanismo sobrio pero eficaz a pesar de la imagen de inestabilidad que pueda dar a los no entendidos.

La ruta predeterminada para todo el día de hoy es Sardagna – Trento con una carga de carne y ropa para la colonia. La carga máxima que pueden transportar los teleféricos clase 2 como el Bonsucesso es de 1 tonelada, aunque normalmente se trabaja con un margen de seguridad de entre 20 y 40 kg. En este viaje, se transporta una pieza de carne especialmente voluminosa que ha reducido ese margen a apenas 10 kg y desde control se percibe cierto nerviosismo y algo de temor al aproximarse a realizar la maniobra del frenado.

La nave de carga Bonsucesso está pintada de rojo en honor a Marte, donde inicialmente iba a estar destinada. También es el color corporativo de la marca que subvenciona estos viajes. Pura casualidad.

Control toma los mandos de la nave. Desde las escotillas se pueden observar los tejados de los suburbios de la colonia amontonándose por las colinas, tratando de alcanzar las naves que pasan y recoger la carga antes de que llegue a su destino. Son raros los casos de piratería, aunque siempre hay pequeños hurtos.

La nave desciende lentamente: 500 pies, 350 pies…Casas precarias de ladrillo sin lucir con tejados de uralita reciben al Bonsucesso. 200 pies… No se ve gente por las calles. Es raro a estas horas, pero la tripulación permanece tranquila. Trento es una colonia pobre y quizá por eso pacífica. 50 pies… Control acciona los frenos y el Bonsucesso se detiene tranquilamente en el muelle de carga.

De la barriga de la nave desciende la carga: una familia con dos niños, dos parejas de veraneantes y una mujer oronda que hace que la nave se tambalee al poner el pie a tierra.

En diez minutos, el teleférico dará la vuelta a la estación de Trento para iniciar el ascenso a Sardagna.

Iniciamos la cuenta atrás.

Deja un comentario