Bendita locura

Desnudo, con la verga enhiesta, con su falo inconcluso se va hasta el fondo del pasillo. Cimbrel en mano carga contra mi pegando gritos. Le abro mis piernas y río a carcajadas. “Corre, mi dulce Rocinante, ven que te complete”.

Deja un comentario